M20

Nebulosas

En el cielo además de las Estrellas, Planetas y Cometas existen objetos con  apariencia difusa o forma de nubes y a estos se les conoce como Nebulosas.

El espacio interestelar no esta completamente vacío, contiene gas muy tenue y pequeñas partículas sólidas mas conocidas como Polvo. Para hacernos una idea de la densidad de la materia del espacio interestelar en nuestra Vía Láctea, sería como tomar un dedal de atmósfera terrestre y dispersarlo en un cubo de 25 kilómetros de lado. A pesar de esta baja densidad, las Galaxias son tan extensas, que  este gas aun así representa el 10% de su masa. El gas está constituido principalmente por Hidrógeno y Helio (aproximadamente hay 10 átomos de hidrógeno por uno de helio).

El gas en nuestra Galaxia no se encuentra distribuido uniformemente, la mayor parte de la materia se encuentra en el plano de la Galaxia, además el gas puede encontrarse en diferentes condiciones, puede estar muy denso y frío, en estado neutro, y en otros lugares especiales el gas está caliente en estado ionizado.

Es importante conocer las propiedades del material que se encuentra entre las Estrellas, el mismo que compone las Nebulosas. El estudio de este permite entender mejor la relación entre el gas y las Estrellas y con esto  las primeras fases de evolución del Universo.

 Una clasificación general de las nebulosas puede hacerse de acuerdo a  su naturaleza de emisión electromagnética o a la falta de ésta. Existen las Nebulosas Oscuras, las Nebulosas de Reflexión y las Nebulosas de Emisión.

Las Nebulosas Oscuras tienen este nombre ya que emiten nada o muy poca luminosidad, pues se encuentran muy lejanas a alguna estrella para poder calentarse al recibir la energía de éstas, sin embargo sí son capaces de absorber la luz de otros objetos, por lo tanto dificultan o “tapan” la observación a través de ellas.

 Vía láctea
La franja que caracteriza la Vía Láctea es, en su mayoría, una sucesión de Nebulosas Oscuras, las cuales absorben la luz tras ellas.

Las Nebulosas de  Reflexión reciben este nombre porque el gas que las compone sólo es capaz de reflejar el brillo de estrellas cercanas, las que  por ser muy pequeñas o  emitir poco calor su radiación ultravioleta no es capaz de excitar el gas de la nebulosa. “Las nebulosas de reflexión son usualmente azules, porque la dispersión es más eficiente para la luz azul que para la roja (misma razón que explica el color del cielo).

Nebulosa de Tempel (NGC 1435), Nebulosa de Reflexión Difusa

Las regiones de gas más comunes y más brillantes son las Nebulosas de Emisión. El gas absorbe la radiación de la luz ultravioleta proveniente de Estrellas  que la rodeen (generalmente estrellas masivas sobre 30 veces el tamaño del Sol y temperaturas de sobre 30000 °C), se calienta, se ioniza (se encuentra en forma de electrones y protones libres) y brilla de forma espectacular.

Las Nebulosas ionizadas por Estrellas calientes, a su vez, pueden dividirse en dos grupos: las Regiones H II y las Nebulosas Planetarias.

Una región H II es una nube de gas  ionizado por una estrella joven y de mucha mayor masa que el Sol. Como referencia este tipo de estrella pasa mucho menos tiempo en etapa de quemado de hidrógeno (1000000 de años y que en la misma fase nuestro sol tarda 10000000000 años), a su vez su masa es mayor y también su temperatura.

M8
Nebulosa Laguna (M8) Nebulosa del tipo Emisión

Por otro lado las Nebulosas Planetarias son regiones cuyas estrellas progenitoras, a diferencia de las regiones H II, son estrellas muy viejas, pequeñas y compactas (0,1 veces el tamaño del Sol), y por lo tanto de gran densidad, que han recorrido un largo camino evolutivo y están próximas a su fin. El análisis detallado de las Nebulosas Planetarias ha demostrado que las estrellas que les dan origen tienen entre 0,8 y 8 masas solares en el momento de su formación, es decir, se espera que una estrella como el Sol llegue a formar algún día una Nebulosa de este tipo.

Como hemos dicho, la materia interestelar se encuentra en diferentes estados, tamaños, densidades, lo que significa que presenta diversas condiciones de temperatura y estado de ionización y por lo tanto las formas de estudiarlo difieren en cada caso. Los astrónomos tratan de observar el medio interestelar en diversas longitudes de onda (en particular ondas de radio y de luz infrarroja complementan los de luz visible), lo que permite conocer de forma más completa las características de sus componentes.

Deja un comentario