Cuásares

Un cuásar (nombre derivado de Quasi-stellar radio sources, fuentes de radio cuasi-estelares) es un objeto astronómico extremadamente energético, que ocasionalmente se puede hallar en el centro de una galaxia. Pese a su enorme luminosidad, típicamente son a penas un poco más grandes que el sistema solar.

Son la clase más energética de núcleos galácticos conocidos, siendo potentes fuentes de radiación electromagnética, que puede ser equivalente a la emisión de energía de cientos de galaxias. Debido a estas potentes emisiones, son detectables a muy grandes distancias. Un ejemplo, el más brillante desde la tierra, y el primero en ser identificado como tal, 3C 273, es visible en la constelación Virgo con telescopios medianos, pese a encontrarse a 749 Megaparsec del sistema solar (aproximadamente 2450045800000000000000000000 Km, para ponerlo en perspectiva).

3C 273, por el telescopio espacial Hubble.

 

 

3C 273 fue catalogado en 1959, y hasta principios de la década de 1980 poco se había indagado sobre su verdadera naturaleza. Actualmente, el consenso científico es que un cuásar es una región compacta en el centro de una galaxia, que rodea un agujero negro supermasivo (o bien un sistema binario, con dos agujeros orbitándose mutuamente). La radiación se libera producto de masa que cae en el anillo de acreción del agujero negro (Esto es, un anillo de material que orbita el agujero negro, similar, por ejemplo, a los anillos de Saturno).  Ocasionalmente los cuásares presentan jets, estos son emanaciones de materia liberada a alta velocidad en una dirección perpendicular al anillo de acreción.

Impresión artística – M. kornmesser.

Fueron observados por primera vez a través de radiotelescopios a mediados de siglo pasado. En apariencia eran similares a estrellas de poco brillo, pero presentaban espectros electromagnéticos desconocidos, que luego de varios años, se logró concluir que estos espectros correspondían a elementos conocidos, pero con grandes desplazamientos al rojo, indicando que debían ser cuerpos extremadamente distantes, y por ende muy antiguos, y enormemente luminosos. Su reducido tamaño, indica densidades de potencia enormemente altas.

Imagen de raxos x del cuásar PKS 1127-145, por el observatorio espacial Chandra.

A través de un telescopio común, un cuásar se ve de manera indistinguible a una estrella, debido a su tamaño reducido y lo distantes que son. Es también producto de esto, sin embargo, que son distinguibles por su peculiar espectro electromagnético. la radiación de un cuasar sufre de un mayor desplazamiento al rojo que muchos otros objetos. Esto se debe al desplazamiento al rojo gravitacional, debido a su gran masa, sumado al desplazamiento al rojo cosmológico, debido a la expansión del universo que aleja los objetos unos de otros (un ejemplo de efecto Doppler). La radiación que emiten, es en su mayoría en el espectro que va desde los infrarrojos hasta los rayos X, con un pico en la luz ultravioleta, aunque se han encontrado algunos que también emiten rayos gamma y ondas de radio.

Deja un comentario